!-- TradeDoubler site verification 3008752 -->

Ámsterdam, vicio entre los canales. | VIAJAR EN PARO

Ámsterdam, vicio entre los canales.


Para nuestra segunda entrada os tenemos preparado un viaje muy especial.
Y es que Ámsterdam es una ciudad mágica llena de rincones y canales que enamoran.
Es una de las ciudades que más llaman la atención, ya sea por su originalidad, por sus contrastes o por ser la que ofrece mayores ``libertades´´. Sin lugar a dudas, no dejará a nadie indiferente.



VUELOS

Conseguimos los vuelos baratos con un par de semanas de antelación a través de Easyjet. La ida y la vuelta nos salió por 49 euros. En dos horas y media, ya estábamos en el aeropuerto de Schiphol (Ámsterdam).



¿Buscas vuelos baratos?

















CÓMO IR DESDE EL AEROPUERTO AL CENTRO

Para ir del aeropuerto al hotel, cogimos un tren que nos llevaba hasta la estación de trenes, la Centraal Station, el cual nos costó 5,10 euros por persona y tarda no más de 20 minutos, desde allí, fuimos a nuestro hotel andando, en lo que tardamos media hora aproximadamente y lo que nos permitió dar un primer vistazo a la ciudad ya que no facturamos ninguna maleta y las mochilas no pesaban apenas. Si compras los billetes de tren en las máquinas en vez de en los mostradores, te descuentan 0,50 céntimos. 


ALOJAMIENTO



Alrededor de las cuatro de la tarde llegamos a nuestro hostal, el Princess Hostel Leidse Square que está situado en el suroeste del centro de la ciudad, como a 25 minutos del centro y muy cerca del parque Vondelpark. Nos alojamos en este hostal dos noches y el precio total fue 65 euros la habitación doble. Tuvimos que pagar ya allí dos euros aproximadamente de tasas. La estancia en este hostal fue buena para lo barato que es, la habitación era bastante pequeña y el aspecto a mejorar fue la limpieza de la habitación, lo que le dió el toque de bohemia a esta experiencia, aunque como digo, tiene buena relación calidad-precio. Ah! Y llevad toallas que no las ponen pero puedes comprarlas por 5 EURAZOS.

El tercer día nos alojamos en otro lugar diferente, que reservamos después ya que en un principio pensamos en dormir en el aeropuerto esa última noche para ahorrar más, pero iba a ser una paliza, por lo que reservamos una habitación doble por 45 euros en el Hotel Ibis Budget Amsterdam Airport que ofrece un servicio gratuito de transporte (bus) al aeropuerto y está situado a 10 minutos del mismo. Tuvimos que pagar algo más de dos euros de tasas. Las habitaciones están limpias y son cómodas, cerca hay un McDonald.

¿Buscas hoteles baratos?
Booking.com



RECORRIDO


Día 1: 

Nada más llegar al hostal, a eso de las 16:00, dejamos las mochilas y nos dispusimos a recorrer esta maravillosa ciudad y empaparnos de ella.  

Empezamos por Vondelparkparque al lado de nuestro hostal y el más grande e importante de la ciudad. Hacía tanto frío que las lagunas del parque estaban congeladas y había gente patinando sobre hielo, pero por lo visto esto es muy frecuente. Cuando hace buen tiempo se puede ver gran multitud de gente.




Después vimos la Museumplein, la plaza de los museos con el Rijksmuseum, el museo Van Gogh o el museo del diamante. Además, en el Museo de Arte Contemporáneo nos encontramos con exposiciones de Bansky y Andy Warhol. Frente al Rijksmuseum se encuentran las emblemáticas letras de I AMSTERDAM.







Muy cerca de aquí, esta la Heineken Experience, el museo de su cerveza más prestigiosa e internacional. Pero nosotros no entramos, no había tiempo, sólo vimos la tienda del museo.

Seguidamente fuimos a la Plaza Dam, la plaza más importante de la ciudad, que le da nombre a la ciudad  (junto con su río Amstel), en la que se encuentra el obelisco construido en homenaje a los soldados caídos en la Segunda Guerra Mundial, y alrededor de la cual, puedes encontrar el Palacio Real, el Madame Tussaud y la Iglesia Nieuwe Kerk.



Después de cenar, ya a oscuras, vimos iluminado el Castillo medieval Waag y sobre las 10:00, regresamos al hostal a beber un poco.

Día 2: 


Nos despertamos temprano y fuimos subiendo por el canal Singel, donde se encuentra el Mercado de las Flores aunque la época donde están los tulipanes en flor es entre abril y mayo, en este mercado se pueden comprar semillas para plantar en casa y souvenirs.

Llegamos hasta Plaza Dam y subimos por la avenida principal, la Damrak, donde se encuentran multitud de tiendas y comercios, hay varios en lo que venden las deliciosas french fries con cheddar. 

LLegamos a la parte trasera de la Centraal Station, donde cogimos un pequeño ferry gratuito que te llevaba hasta la otra parte de la ciudad y atravesaba el canal en 5 minutos, y nos quedamos un rato viendo esa zona.

La siguiente parada fue la Casa de Ana Frank. Fue el escondite de su familia hasta 1944, cuando fueron delatados y enviados a los campos de concentración Nazi, donde murieron todos excepto su padre Otto, quién publicó el diario de su hija. Ellos estaban escondidos en lo que era la parte de atrás (los almacenes) del comercio que tenía su padre. Nosotros sólo la vimos por fuera porque no teníamos tiempo suficiente, nuestra recomendación es que si queréis entrar, vayáis temprano y con tiempo porque hay una cola larguísima.

Un poco más al sur se encuentra la primera Iglesia protestante de la ciudad, la Westerkerk.




Andamos al Barrio Jordaan, una de las zonas más bohemias y humildes, recomendamos que os perdáis por este barrio, os va a sorprender. Compramos para hacer bocadillos en un supermercado de este barrio, comimos y nos fuimos a descansar de nuevo al hostal a eso de las 17:00. 

Cuando se hizo de noche, volvimos a la carga, era hora de ver el Barrio Rojo o Red Lightel barrio más liberal de la ciudad con los CoffeShops y los escaparates de prostitutas, todo iluminado y con mucho ambiente. No te dejará indiferente.





Fuimos a la Plaza Spui, una plaza con mucho encanto, donde nos sentamos, porque merece la pena contemplar los detalles de este lugar bebiendo un buen cubata en lata (comprar botellas es muy caro) y paseamos viendo los rincones de esta ciudad. 


Día 3:

El tercer día nos levantamos e hicimos el check-out en el hostal a eso de las 11:00 de la mañana.

Fuimos al Mercadillo callejero de Albert Cuyp, al lado de la Heineken Experience, que está abierto desde las 9:00 hasta las 17:00. Es grande y recomendable de ver. Allí hay multitud de puestecillos donde comimos algo y compramos algunos souvenir para la familia. También compramos unos stroopwafles, que son las famosas galletas holandesas hechas con masa de gofre y rellenas de caramelo, es obligatorio probarlas.

Fuimos al Barrio Judío, que se encuentra sur-oeste de la Red Light, cruzando el río Amstel. Es un barrio de apenas 1 kilómetro cuadrado, su plaza más importante es la Waterlooplein, donde hay un mercadillo muy popular. Además, aquí se encuentra la Sinagoga portuguesa, construía por judíos sefardíes (portugueses y españoles) que huyeron en 1492 y buscaron refugio en este lugar. También se encuentra la Gran Sinagoga (la más antigua) en la que se encuentra el Museo Histórico Judío. Otro lugar de interés es el Museo Casa de Rembrandt, artista que se trasladó a este lugar porque buscaba rostros bíblicos para sus obras. Fue el barrio más próspero de la ciudad, habitado por 100 mil judíos hasta la Segunda Guerra Mundial, en la que fueron deportados y el barrio fue totalmente destruido.

Su bandera está por todas partes, son 3 X y significan las 3 plagas por las que ha pasado la ciudad: las inundaciones, los incendios y la peste.

Fuimos a la Estación Central y allí cogimos el tren dirección aeropuerto de Schipol, una vez en el aeropuerto, cogimos el autobús que nos llevó al hotel donde pasamos la última noche, dejamos las cosas y fuimos a cenar en un McDonald que nos encontramos por suerte, volvimos a descansar muy tempranito, porque esa zona no tenía mucho que ofrecernos. 

A las 4:45 nos despertamos para hacer el check-out e ir al aeropuerto, rumbo a nuestro hogar. 

IDIOMA

El idioma oficial es el neerlandés/holandés que fonéticamente suena como una mezcla entre el inglés y el alemán. La mayoría de la población habla también buen inglés, por lo que no es problema parar a alguien para preguntar, ellos sabrán casi seguro responderte. Además, suelen saber hablar el alemán o el francés y es una ciudad con muchos turistas españoles, lo que facilita aún más el entendimiento. 


TEMPERATURA

Los inviernos más fríos pueden alcanzar los 0º grados e incluso nevar, la temperatura media es entre 5º y 7º grados centígrados. Y los veranos tienen temperaturas máximas de 22º grados.



¿DÓNDE COMPRAR?

Ámsterdam es una ciudad bastante cara y como alternativa al fastfood, recomendamos hacer las compras en los Albert Heijn, unos supermercados con precios no demasiado caros, donde podrás comprar la comida y no dejarte un riñón en cafeterías o restaurantes. Si quieres comprar algo de alcohol, no hay problema con la cerveza, están por todas partes a precio asequible, pero si quieres algo de ginebra, ron o wisky, entonces está más complicado, podréis encontrarlos en los Gall and Gall.


OTROS DATOS DE INTERÉS

- Los enchufes son los mismos que en España
- La moneda es el Euro
- La hora es la misma que en España
- El horario de las tiendas es de lunes a viernes de 9:00 a 18:00 y sábados hasta las 17:00, pero en las calles más comerciales pueden llegar a cerrar a las 22:00. 
- Es recomendable sacar la Tarjeta Sanitaria Europea ya que la hospitalización en Europa puede ser muy cara. 




SITUACIONES POR LAS QUE TE PUEDEN MULTAR

- Fumar en lugares prohibidos, transporte público y estaciones
- Consumir alcohol en la calle
- Caminar por el carril de las bicis
- Viajar sin el ticket de viaje
- Hacer ruidos molestos
- Comer en el transporte público
- Entrar en los coffeshops siendo menor de edad
- Foto o vídeo en las vitrinas de las prostitutas del barrio rojo
- Circular en bicicleta por las vías del tranvía o por carril de los peatones


Apunte: Se nos olvidó la tarjeta de memoria de la cámara y tuvimos que sacar las fotos con el móvil, pero aún así ahí las tenéis!

























0 comentarios:

Publicar un comentario

Sigue nuestros posts